Las ratas asesinas de Herbert

Me dispuse a leer Las ratas, el debut literario de James Herbert, con la premisa de que era la última oportunidad que le daba al autor inglés. Si visitas este blog con asiduidad (o si tienes la mala suerte de conocerme en persona) sabrás que me apasiona el terror y que me he formado un amplísimo panteón de autores del género a los que admiro y venero desde hace años. Por lo general, no hay nada que me haga sentir con más fuerza la esencia de mi profesión que un buen relato o una buena novela de terror. Es algo que va más allá de la condición inapelable de escritor: tiene que ver con esas parcelas de la vida que, sin que exista explicación alguna, despiertan nuestra pasión. Y el terror es, en mi vida y en mi carrera literaria, la principal de ellas. Pero el tema es que nunca me había llevado bien con este autor. Leí hace muchos años Sepulcro, una novela escrita hacia la mitad de su carrera (1987), y la verdad es que me decepcionó bastante. Nunca supe si se debía a lo prosaico de su argumento o a la zafiedad general de su estilo. Se trataba, eso sí, de una novela un tanto desagradable y bastante aburrida. Decidí probar suerte con Herbert hace cosa de un año con Entre los muros de Crickley Hall, su penúltima novela, de 2006, toda vez que siempre me han fascinado las historias sobre casas encantadas. Una obra interminable, mustia y poco interesante, y en la que me sorprendió sobremanera la abundancia de ingenuidades retóricas y personajes con muy poco fondo que pululaban entre sus más de seiscientas páginas. Digo que me sorprendió porque, al escribirla, Herbert ya era un autor mucho más que maduro. Finalmente, hace poco más de una semana me hice con un ejemplar de Las ratas, la novela que le lanzó al estrellato en 1974. Hablando con sinceridad: la pillé porque me sentí cautivado por la maravillosa edición que ha hecho La Biblioteca de Carfax, una editorial joven y audaz de la que alguna vez me gustaría hablar un poco más en este blog. Las ratas era el número 1 de su colección, y pensé que qué mejor ocasión de empezarla que otorgándole una nueva (y última) oportunidad al bueno de Herbert…

9788494668203

Las ratas, de James Herbert. Madrid, La Biblioteca de Carfax, 2017. 256 páginas

Lo cierto es que me he llevado una nueva decepción. La idea de partida no es mala (la proliferación de una nueva especie de rata mutante carnívora, asesina, arrojada y muy inteligente, que empieza a pulular entre las alcantarillas y las zonas húmedas del East End londinense), pero el problema es que Herbert pasa casi de puntillas sobre todo elemento estructural de interés en la trama, desperdigando entre las páginas una serie de escenas truculentas con los roedores como protagonistas, pero sin que el argumento, raquítico y poco consistente, acabe de afianzarse en ningún momento. La estructura me ha parecido endeble y muy poco trabajada: los capítulos comienzan contándonos la existencia y los avatares de algunos personajes (planos, muy estereotipados), para acto seguido hacerlos sucumbir bajo la voracidad de las ratas asesinas. El autor plantea los escenarios de conflicto no desde la perspectiva del horror sobrenatural o inexplicado de unos animales mutantes, sino desde el enfoque que brinda ese personaje del que nos ha brindado un largo introito, un preludio a modo de Currículum Vitae que, finiquitado el personaje media página más tarde, termina siendo totalmente intrascendente. Herbert permite sobrevivir sólo a uno de sus protagonistas tras estos curiosos preámbulos: el profesor Harris, cuya sensibilidad termina arrastrándole a formar parte de un comando del gobierno (inverosímil desde todo punto de vista) para exterminar a las ratas de la ciudad.

Herbert acierta en alguna que otra descripción macabra, y puede que algunos de los pasajes (el ataque de las ratas al andén de una estación ferroviaria, o quizá la secuencia del cine) estén más o menos conseguidos, pero lo cierto es que la historia discurre de manera ramplona, con un vocabulario de lo más básico, y cayendo en muchísimos y muy manidos clichés, como la visita de la pareja protagonista a una casa de campo (con coito en una pradera desolada incluido), o el más que asumido encierro en un coche a merced de una horda de roedores voraces. Sí es cierto, claro, que la novela se lee muy fácil, casi de una sentada, pero cuando estás a la búsqueda permanente de nuevos recursos expresivos para el horror literario o mantienes el anhelo de que, al menos, te sorprendan con una historia original o un tratamiento audaz de la materia, este tipo de novelas facilonas y enclenques terminan decepcionándote de forma irremediable.

Quiero destacar, a pesar de la mediocre talla de la pieza literaria, el magnífico trabajo de la editorial, que nos ofrece una preciosa encuadernación con solapas y una portada más que atractiva. Ojeando un poco el resto de su catálogo, es justo decir que están llevando a cabo una labor muy prometedora, publicando títulos realmente complicados de conseguir, u obras que hasta ahora nunca habían sido traducidas a nuestro idioma. Se trata, sin duda, de un sello al que habrá que seguirle la pista.

James_1988_6784.jpeg

James Herbert (1943-2013)

Si de repente dudas de este comentario, puedes hacerte con un ejemplar de Las ratas y juzgar bajo tu propio criterio los parámetros del horror y el desarrollo de la historia que Herbert manejó en esta, su primera novela, que vendió cien mil ejemplares durante las tres primeras semanas y que le consagró como el autor de terror más exitoso del Reino Unido (a pesar de verdaderos colosos británicos del género como Peter Straub, Clive Barker o Ramsey Campbell, en mi opinión infinitamente superiores). Quería dar mi veredicto aquí sobre esta novela, y ya sabes que no me gusta mentirte. Por mi parte, es muy improbable que vuelva a dar otra oportunidad a Herbert. Este género tiene demasiadas obras maestras y, por desgracia, el tiempo de que dispongo para leerlas es limitado…, aunque a veces no me lo parezca.

1 comentario en “Las ratas asesinas de Herbert

  1. Pingback: Las ratas / La invasión de las ratas | Rescepto indablog

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.