«Cantos de Locura y Horror», o cómo logré colarme en el Círculo de Lovecraft

Desde que me dedico a la escritura, por regla general he rehusado participar en antologías. No es que me hayan convocado a muchas, la verdad, y tampoco es que tenga nada en especial en contra de los trabajos corales, pero siempre he preferido llegar a los lectores a través de mis propios libros, siendo consciente, no obstante, de que esta especie de reclusión podía hacerme perder visibilidad. Pero si hay un factor que me puede hacer cambiar de parecer ―en esta y en un montón de otras cuestiones―, ese es H. P. Lovecraft. Creo que ya te he hablado del autor de Providence lo suficiente como para que sepas de mi fanatismo religioso hacia él, y de lo que representa su obra y su influencia en mi realidad literaria. Por eso, cuando Ginés J. Vera propuso mi nombre para participar en una antología que estaba organizando Beatriz T. Sánchez en torno al autor de Providence, no pude sino sentirme privilegiado y lanzarme con absoluta pasión a la redacción de un relato lovecraftiano que, la verdad, me andaba rondando desde hacía tiempo.

banner.jpg

La experiencia fue maravillosa. En la conferencia que impartí hace cosa de un año y medio comenté que mi segundo sueño, después de ver cumplido el primero de convertirme en escritor, era el de pertenecer al Círculo de Lovecraft, sueño que daba por imposible toda vez que nunca imaginé que se relacionaría mi nombre con el de este genio inalcanzable. Además, muchas veces había puesto cortapisas a su influencia sobre mi estilo, intentando no emularle demasiado cuando mis ansias creativas, en realidad, me empujaban por esos derroteros de forma irremediable, como si se tratara de una de las maldiciones atávicas tan propias de sus escritos. En este caso, la idea en el homenaje era justamente esa: la de dar rienda suelta a todo ese caudal de admiración acumulado a lo largo de años de lecturas, relecturas y absoluta devoción hacia el autor.

Así fue como nació, entonces, «La Morada de los Dioses», el relato que presenté a la antología. Y, junto con el maravilloso trabajo de otros diez fieles apóstoles del solitario de Providence, se fue dando forma a esta antología llamada Cantos de Locura y Horror, y que gracias a la diligencia y profesionalidad de Wave Books está hoy entre nosotros, disponible tanto en formato físico como en digital. La antología reúne once estupendos relatos de corte absolutamente lovecraftiano que enmarcan, además, toda la variante estilística y la heterogeneidad temática de la que hizo gala el gran maestro. En las páginas de la antología se desprende la influencia tan marcada que el autor ha ejercido sobre todos nosotros en sus diferentes épocas, y quien se adentre en estos relatos tendrá acceso a mucho de lo que conceptualmente nos ha ofrecido este autor irrepetible. Se trata de un compendio sumamente equilibrado, con todas las vertientes de horror fantástico que caben esperar: la maldición atávica, el misterio cósmico, la civilización desconocida y antediluviana, la degeneración genética… Todo aquello que ha convertido a H. P. Lovecraft en esa deidad literaria a la que uno no se cansa de rendirle abluciones.

portada

Sin que sea mi intención extenderme mucho más, creo que es justo dar las gracias a todos aquellos que han hecho posible que cumpliera este sueño. En primer lugar, a mis compañeros, a los diez autores que me acompañan en el índice de esta antología: Andrés Díaz Sánchez, Beatriz T. Sánchez, David Mateo, Diego Capalvo Sousa, Esteban Dilo, Jorge P. López, Milos de Azaloa, Nieves Guijarro Briones, Rafael Lindem y Xuan Folguera. Por razones de índole geográfica, no tengo la suerte de conocerles personalmente, pero sí la he tenido de leerles y de comprobar el inmenso caudal de talento literario que pulula por toda España. Ha sido un verdadero placer, compañeros, formar parte de este proyecto con vosotros. También quiero agradecer especialmente a Ginés J. Vera por el magnífico prólogo que antecede a los relatos y, desde luego, por pensar en mí cuando surgió la idea de la antología. También a Jorge Avellana Parra, por la excelente y sugerente ilustración de portada. Por último, pero no menos importante, a la editorial Wave Books, por arriesgarse con este proyecto y por lanzarlo al mercado. El resultado evidencia el buen hacer y la gran profesionalidad de esta editorial joven y pujante que tanto está haciendo por nuestro amado género.

Es posible que haya eventos relacionados con esta publicación. Todavía no están confirmados, ni tampoco tengo clara cuál será su naturaleza, pero ten por seguro que te mantendré al tanto de todo lo relacionado con esta maravillosa antología gracias a la cual, reptando como una criatura tentacular, he conseguido finalmente colarme en el Círculo de Lovecraft.

Aquí te dejo los enlaces para que, sin más dilación, puedas pillar el libro en tu formato preferido:

Cantos de Locura y Horror (Formato papel)

Cantos de Locura y Horror (Formato digital)

Anuncios