Museo de cera

Cuando los encargados cerraron las puertas del museo, no se percataron de que un visitante se había quedado deambulando por las galerías. El desprevenido, al comprender que debía pasar toda la noche en compañía de las adustas figuras de cera, experimentó cierto temor reverencial; mas, al cabo de unas cuantas horas, ya se sentía uno más. Un pedestal vacío, al fondo de una de las salas, llamó su atención. Solo por curiosidad, trepó a él y adoptó lo que consideró una postura solemne.

Enseguida lo asaltó el olor acre de la cera, y sus músculos comenzaron a agarrotarse.

A la mañana siguiente, los visitantes del museo estuvieron de acuerdo en que los artesanos del lipoide eran un tanto efectistas. El gesto de horror de aquella estatua del fondo, reluciente, parecía demasiado real.

1 comentario en “Museo de cera

  1. Un cuento estupendo. Los museos de cera siguen resultándonos inquietantes, sobre todo a los que amamos el género de terror. El de Barcelona es un palacete que vivió tiempos mejores. Para acceder a él tienes que pasar por un callejón que sería del agrado de Jack el Destripador. El interior está algo abandonado y se percibe el polvo sobre las figuras de cera. Una vez me dije allí, sentado en un banco junto a una figura de cera que leía un periódico con más de treinta años de antigüedad, que los escultores de figuras de cera no eran otra cosa que embalsamadores o taxidermistas que, a falta de oportunidades para realizar sus trabajos con seres humanos, no les quedaba otra que trabajar con la cera.

    Si algún día se da la oportunidad de vernos este sería otro de los temas a debatir: el museo de cera en las películas, novelas y cuentos de terror. Incluso añadiría los maniquíes. Esto último es muy interesante. Ahí tenemos la película de 1979 “Trampa para turistas” de David Schmoeller o el excelente cuento de John Collier “Onagra”. Claro, hay mucho más.

    Un fuerte abrazo, amigo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.