El Lovecraft definitivo

Suelo dedicar la entrada de El Disparaletras® correspondiente a la semana del 15 de marzo a mi autor favorito, Howard Phillips Lovecraft. Son fechas muy señaladas: tal día como hoy, en 1937, fallecía el genio de Providence en el Brown Memorial Hospital de su ciudad natal, esa que él convirtió en inmortal. Y la entrada de hoy, recordando el ochenta y cinco aniversario de su muerte, versará sobre la que considero la edición definitiva de sus obras. Como recordarás, en este blog ya hablé en su día del libro ideal para iniciarse en la literatura lovecraftiana (puedes acceder a este microensayo desde aquí), y también comenté en profundidad un volumen excelente para lectores consumados (puedes leer este artículo aquí). Hoy intentaré ir más allá para hablarte del Lovecraft definitivo, de la edición canónica y final, esa que todo buen lector lovecraftiano debería tener en su estantería. Hoy vengo a hablarte de los extraordinarios tomos de la Narrativa completa en dos volúmenes, editada por Valdemar.

Howard Phillips Lovecraft (1890-1937), el autor de terror más grande e influyente de todos los tiempos

Como su nombre indica, en estos dos volúmenes tendremos acceso a todas las piezas de narrativa escritas por H. P. Lovecraft. Cabe aclarar que la obra lovecraftiana como tal está lejos de terminar en las páginas de estos dos tomos: todavía quedaría por consignar una ingente obra de no ficción, poesía, relatos escritos en colaboración con otros autores (sabiamente excluidos de estos dos volúmenes, pero compilados en otro que ya comentaremos en su día) y, sobre todo, su interminable epistolario. Pero si quieres tener acceso a toda la narrativa escrita por nuestro autor en solitario, la tienes en estos dos volúmenes. Es importante aclarar, también, que no es la única edición que existe en nuestra lengua de este impresionante canon bibliográfico. Sí creo, no obstante, que es la mejor, y con mucha diferencia. No solo posee las traducciones más fiables, sino que aporta un esquema de notas aclaratorias que ninguna otra editorial tiene en su haber. La única edición que puede acercársele un poco en calidad es la de Alianza, en ocho tomos, aunque esta presenta un diseño mucho más desordenado y heterogéneo, y adolece de notas bibliográficas. La edición final, la definitiva, es la que ha incluido Valdemar en su ya mítica Colección Gótica, y que paso analizar a continuación.

Volumen I

Este primer tomo (volumen 62 de la Colección Gótica) incluye todas las piezas de ficción escritas por Lovecraft entre 1905 y 1926 (es decir, entre los quince y los treinta y seis años de vida del autor). Esto comprende toda su llamada «Etapa gótica», con relatos tan importantes para entender su obra como «El testimonio de Randolph Carter», «La lámina de la casa», «El extraño», «La música de Erich Zann», «Herbert West, reanimador», «El miedo que acecha», «Las ratas de las paredes», «La casa evitada», «El horror de Red Hook», «En la cripta», «Aire frío» o «El modelo de Pickman». En todos estos cuentos vemos a un Lovecraft dominador absoluto de la técnica para el relato macabro de corte clásico, con un fuerte arraigo en los temas y la estética propios del American Gothic. Casi siempre lo veremos moverse bajo la influencia totémica de Edgar Allan Poe, pero tomando también elementos de Nathaniel Hawthorne y de las leyendas populares de su Nueva Inglaterra natal (con especial mención, lógicamente, para los célebres procesos por brujería que tuvieron lugar en Salem en 1692, omnipresentes en la obra de Lovecraft). En este tomo también tendremos acceso a sus grandes narraciones pertenecientes al llamado «Ciclo onírico»; entre ellas cabe destacar «Polaris», «Los gatos de Ulthar», «Celephaïs», «La llave de plata» (que cierra el volumen) y su impresionante novela onírica La búsqueda en sueños de la ignota Kadath. Todos estos cuentos siguen la estela expresiva de otra de sus grandes influencias de aquellos años: el escritor irlandés Lord Dunsany. Por último, este primer volumen nos entrega las primeras manifestaciones narrativas de lo que más tarde llamaríamos «Mitos de Cthulhu». Hablamos de narraciones fundacionales del horror cósmico tales como «Dagón», «La maldición que cayó sobre Sarnath», «El templo», «La ciudad sin nombre», «El sabueso», «El ceremonial» y, por supuesto, «La llamada de Cthulhu», relato troncal de los Mitos y una de sus obras maestras más emblemáticas.

El volumen se inicia con una magnífica Introducción a cargo de Juan Antonio Molina Foix, editor y recopilador de toda la obra, y nos regala, además de todo lo antes mencionado, cuatro relatos pertenecientes a la infancia y primera adolescencia de Lovecraft, cuatro obritas primerizas compuestas entre 1899 y 1902 (es decir, entre los nueve y los doce años del autor) que prácticamente resultan inaccesibles en cualquier otra edición en castellano.

Sin duda un volumen para atesorar, con lo mejor del Lovecraft de las primeras dos etapas de su narrativa. A destacar, desde luego, el apartado correspondiente a las notas bibliográficas, ideal para el estudioso de la obra del autor.

Narrativa completa / Vol. I, de H. P. Lovecraft. Valdemar, Madrid, 2011. 832 páginas

Volumen II

Este segundo tomo (volumen 63 de la Colección Gótica) es, probablemente, uno de los más fascinantes libros de horror literario jamás editados en España, ya que contiene lo más granado de la narrativa de H. P. Lovecraft, es decir, sus trabajos entre 1927 y 1937, la década final de su vida, cuando nuestro autor desplegó lo más original y revolucionario de su discurso narrativo. Metido de lleno en el desarrollo de los «Mitos de Cthulhu», el genio de Providence expuso durante estos años finales su verdadera impronta como narrador. Los escritos de esta etapa responden a su nueva concepción del horror como materia literaria. Se trata del asentamiento definitivo del género al que dio forma y que legaría para la posteridad: el horror cósmico, la estructura canónica del llamado «cuento materialista de terror».

Influenciado, en esta ocasión, por escuelas literarias más modernas y por autores de vanguardia en el género como Robert W. Chambers, Algernon Blackwood, W. H. Hodgson o Arthur Machen, Lovecraft elabora una serie de relatos y novelas memorables por su concepción, riqueza argumental, armónica incorporación a una estructura mitológica y cosmogónica propia e impecable diagrama estilístico. De esta etapa, e incluidos en este maravilloso volumen, son las novelas El caso de Charles Dexter Ward y la impagable En las montañas de la locura, considerada una de las mejores novelas de terror jamás escritas. También nos encontraremos con el resto de las narraciones pertenecientes a los «Mitos de Cthulhu»: «El color del espacio exterior», «El horror de Dunwich», «El que susurra en la oscuridad», «La sombra sobre Innsmouth», «Los sueños en la casa de la bruja», «El ser del umbral», «La sombra de otro tiempo» y «El asiduo de las tinieblas». Casi nada…

El tomo incluye otras auténticas maravillas, como la aventura final de Randolph Carter en «A través de las puertas de la llave de plata», y pequeñas perlas inconclusas o experimentales como «Historia del Necronomicon» o «El clérigo malvado». El volumen cuenta con una nueva Introducción a cargo del compilador, Juan Antonio Molina Foix, y un aparato de notas bibliográficas todavía más rico en detalles que el del primer tomo. Sin duda un complemento perfecto, un libro para releer, disfrutar y sumergirse en plenitud en la etapa más sobresaliente de la narrativa de H. P. Lovecraft.

Narrativa completa / Vol. II, de H. P. Lovecraft. Valdemar, Madrid, 2011. 960 páginas

Por todo lo anteriormente enumerado, es indudable que nos encontramos ante la edición definitiva de la obra narrativa del autor de Providence. Se antoja en verdad muy complicado pensar que otro sello editorial sea capaz de ofrecer una edición tan exhaustiva y bien presentada como esta de Valdemar. Cabe aclarar que todas las traducciones, de excelente factura, son obra del propio Juan Antonio Molina Foix, de Francisco Torres Oliver y de José María Nebreda, y que las alucinantes ilustraciones de portada forman parte de la llamativa obra del artista polaco Zdzislaw Beksinski. Mañana, cuando se cumplan ochenta y cinco años del fallecimiento de ese genio incomparable llamado H. P. Lovecraft, nada nos puede apetecer más que arrellanarnos en nuestro rincón de lectura favorito y sumergirnos, una vez más (porque nunca es suficiente) en el singular e ilimitado universo narrativo que nos regaló.

5 comentarios en “El Lovecraft definitivo

  1. Tengo que renoconer que me inicié en el universo de Lovecraft a través de adaptaciones en cómic antes que a través de la lectura directa de su literatura. Ya adulto leí la edición de Alianza, cuyos traductores y cuidadores son los grandes Rafael Llopis (maravilloso su ensayo Historia natural de los cuentos de miedo) y Francisco Torres Oliver.
    La literatura de Lovecraft me resulta, en general, difícil de digerir. Sería arduo explicar las razones. Sin embargo, su ensayo El terror en la literatura me parece una auténtica maravilla.
    Excelente post. Anima el lunes para seguir trabajando con las letras.
    Un fuerte abrazo, querido.

    Me gusta

  2. Ayer hablando con David le recomendé la excelente biografía de Lovecraft escrita por Roberto García Álvarez titulada “H. P. Lovecraft. El caminante de Providence”. Créeme, es magistral. La mejor que se haya escrito nunca. Se lee como una novela y está documentada de manera sublime. Desmonta muchísimos tópicos del autor que tanto daño hace a su imagen y a su obra por los falsos conocimientos que hay sobre él. Hay que olvidar “Lovecraft. Una biografía” de L. Sprague de Camp, publicada en Valdemar. La obra de Roberto García va camino de convertirse en todo un clásico.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias, Paco. He analizado a fondo el extraordinario trabajo de Roberto (de hecho, he hablado con él unas cuantas veces). No sé si David te comentó que estoy escribiendo un ensayo sobre la obra del genio de Providence, y la excelente biografía de Roberto se ha convertido en uno de mis libros de cabecera. La visión «grotesca» que ofrece Sprague de Camp necesitaba una actualización a la altura, y creo, como tú, que Roberto ha conseguido desarmar unas cuantas leyendas esteparias respecto a HPL. En todo caso, pienso que «Lovecraft. Una biografía» es, a su manera, también un excelente libro; en lo que respecta a datos sobre la obra, publicación y reproducción de correspondencia me parece un compendio fascinante. La visión de Sprague de Camp sobre el personaje, no obstante, es irritantemente tendenciosa. Seguramente ya la conocerás, pero permíteme recomendarte la otra gran obra de Roberto García-Álvarez: «Edgar Allan Poe. El delirante de Baltimore», una biografía igual de amena y exhaustiva sobre el otro gran genio del horror literario. Un abrazo.

      Me gusta

      • Sí, me comentó algo sobre tu proyecto. ¿Sabes lo que más me interesa de Lovecraft? Sus viajes en solitario, sus paseos. En la biografía de Roberto García-Alvarez esto está muy documentadol. La mayoría de sus personajes son seres cultos y solitarios que viajan con la mirada asombrada. Es inolvidable cuando Lovecraft vivía en Nueva York y se pasaba las noches fatigando calles y volvía a su casa ya de madrugada exhausto como si hubiera estado en Marte. ¿Qué sentía cuando caminaba solo? ¿Qué pensaba? El sentimiento de extrañeza ante el mundo es algo que llevamos todos los amantes de este tipo de literatura. Quizá el máximo exponente de todo esto sea Ligotti.

        Un fuerte abrazo mi querido Leandro.

        Me gusta

      • Pues sí, David me comentó sobre tu ensayo. También estuvimos hablando de tus novelas y relatos. A nivel personal lo que más me interesa de la vida de Lovecraft es cuando viajaba en solitario, cuando caminaba por las noches. En la biografía de Roberto García-Álvarez abunda mucha información al respecto. Cómo olvidar a ese Lovecraft cuando vivía en Nueva York y salía solo por las noches para fatigar sus calles, sus callejones y sus periferias. Luego, cuando volvía hacia el amanecer estaba completamente exhausto, como si hubiese estado en Zothique, el último continente de Clark Ashton Smith. ¿Qué pensaba? ¿Qué imaginaba en sus largos, solitarios y noctámbulos paseos? ¿De qué manera veía todo lo que le rodeaba? Hay relatos que dan constancia de esto pero creo que todavía había mucho más, tanto que jamás lo sabremos. ¿Cómo podría, tras estas caminatas, salir ileso al día siguiente en una entrevista de trabajo? Ese Lovecraft me interesa muchísimo. La mirada del hombre que se siente extraño ante un mundo grotesco e incomprensible. En su obra abundan personajes solitarios y cultos de mirada asombrada donde al final acaban pagando las consecuencias, cuando vivimos ahora en unos tiempos donde la mayoría de la gente la han perdido y viven inmersos en sus pantallas de móvil y la televisión. Un hombre como Lovecraft viajando solo por Nueva Inglaterra llevando lo mínimo en las alforjas. Una figura desgarbada difuminada por la niebla que soñaba con viajar a Europa y tuvo que quedarse allí en la tierra evocadora de lo raro y lo siniestro, quizá el lugar más misterioso de América. Fue allí donde se establecieron los colonos más sombríos y donde sus crípticas colinas y la más oscura pesadumbre oprimían de forma más sofocante. Una anormal psicología puritana llevó a todo tipo de represiones a actos furtivos y a grotescos crímenes ocultos, mientras que los largos inviernos y el remoto aislamiento alimentaron monstruos secretos que nunca salieron a la luz. Para Lovecraft no había nada más cargado de misterio y terror que una remota granja de Massachusetts recortada contra el cielo en un cerro solitario.
        Te cuento todo esto porque vivo en una decadente ciudad postindustrial, fea y repleta de fábricas abandonadas y cuando salgo a caminar me siento como Lovecraft, como Thomas Ligotti. Si apuro un poco más, como los personajes de las películas de David Lynch y Cronenberg. Es extraño cuando la obra de ficción de un autor se vuelve realidad en tu propia vida.
        Respecto a la biografía de L. Sprague de Camp se nota mucho que este autor no sentía demasiado entusiasmo por la obra de Lovecraft.
        Un abrazo.

        Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.