En la espesura

Llevábamos semanas enteras acechándonos en la espesura, y yo me preguntaba quién sería el cazador y quién el cazado. Nos conocemos demasiado bien; uno es arriesgado, audaz, incluso temerario. El otro, apocado, precavido… Sí: cobarde. La tensión era tanta que casi no parpadeábamos. El menor crujido, el más tenue susurro podía ser una señal de la cercanía del otro.

Hace cuatro días cruzó como una centella por mi campo de visión. No alcancé a verlo con claridad; fue tan solo un borrón fugaz, una sombra furtiva. Así y todo, estaba tan concentrado en su posible aparición que tuve la habilidad de apuntar y disparar. La detonación retumbó entre la fronda y las altas copas de los árboles, y creí verlo desplomarse entre la hojarasca. El problema fue que no tuve los arrestos para acercarme a comprobar que lo había, por fin, aniquilado. ¿Cómo estar seguro? ¿Y si al oír el disparo se había desplomado sobre el musgo húmedo para tenderme una trampa? ¿Y si lo que pretendía era justamente que me acercara para, una vez tenerme cerca y a tiro, liquidarme él a mí?

Fueron cuatro días de una angustia insoportable, de una incertidumbre mortal. Cuatro días durante los cuales no se registró un solo movimiento en los alrededores. Hubo un silencio de burbuja a lo largo de cuatro jornadas enteras, con sus días y sus noches. Esta mañana, finalmente, decidí armarme de valor y aproximarme al lugar en donde lo vi caer. Solo encontré la silueta de su cuerpo caliente entre la broza…, y unas huellas que huían en dirección a la espesa maleza que nos separa.

Lo que nos espera ahora es otro puñado de semanas ocultándonos, acechándonos mutuamente entre la espesura…

2 comentarios en “En la espesura

  1. Excelente. El cazador y el cazado. O ambos cazadores o ambos cazados. Me encantan estas historias cerradas en un círculo y de cuyo final aparece una apertura inesperada. ¿Conoces la novela «El cuerno de caza» de Sarban?

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Muchas gracias, Paco. En estos pequeños ejercicios siempre me gusta contar con la complicidad del lector para conseguir esa circularidad. No conozco la novela que mencionas, pero me hago eco de ella; la apunto, como todo lo que recomiendas. Muchas gracias por comentar.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.