Expiación

La incertidumbre y el tedio lo habían conducido a aquel rincón húmedo y sombrío, a esa calleja olvidada que no había visitado durante años. Allí había empezado todo, y ahora regresaba con la esperanza de que esa pesadilla terminara para siempre.

Su memoria recreó con dolor el encuentro fortuito, el impulso ineluctable, su propia fortaleza física y moral hecha añicos. El crimen, entre gritos de socorro y forcejeos. La sensación de culpa y abyección durante los días, semanas y meses posteriores. Los alaridos de su víctima en el duermevela. Por último, la confesión ante la más alta de las autoridades.

Ahora tocaba expiar. Para eso había venido.

Deshecho en lágrimas, se dejó escurrir en el ponzoñoso tejido de la alcantarilla, metamorfoseado, tras lenta agonía, en una sustancia semilíquida pútrida y maloliente.

Ya de madrugada, se desató una lluvia intensa. El agua arrastró los detritos de lo que había sido y, con ellos, el recuerdo de su culpa.

1 comentario en “Expiación

  1. Un relato asombroso de cuyo final no deja indiferente. A uno le da por imaginar la continuación de esta historia apoyado en el relato de Philip José Farmer “El fantasma de las cloacas” que a la vez rinde homenaje a la historia de Richard Brautigan “El Aborto: Una Fábula Histórica 1966” sobre la historia de un trabajador de las alcantarillas que va anotando en un cuaderno todo lo que baja por las subterráneas aguas fecales de la ciudad de San Francisco. El terror no descansa nunca. “Ya de madrugada, se desató una lluvia intensa. El agua arrastró los detritos de lo que había sido y, con ellos, el recuerdo de su culpa”. Pero aún hay más: esos detritos y esa culpa navegarán río abajo para encontrarse con…

    Ay, perdona este desvarío; es lo que tiene cuando la cabeza está cargada de tantas historias. Es difícil no dejarte llevar. Al fin y al cabo, la literatura se comprende mejor… ¡y te da más miedo la vida!

    Un abrazo.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.