Etéreo

En mitad del bosque, un grueso roble se partió y se desplomó sobre la hojarasca. No había nadie cerca, excepto yo. Y aunque poco antes había oído el canto de las alondras, al caer el árbol no escuché absolutamente nada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.