El filósofo en su torre

Una de las lecturas que más me ayudaron a superar el encierro producto del confinamiento fue el volumen de Cátedra que contiene los Ensayos completos de Michel de Montaigne. Hablamos de una obra fundacional, ya que se considera a Montaigne como el padre del ensayo como género en sí, y el fundador, junto con Descartes, de la filosofía moderna. Este volumen llevaba muchos años en mi estantería, y cada vez estoy más convencido de la verdad tras esa máxima que sostiene que las lecturas llegan a uno en el momento idóneo, y nunca antes o después. Las reflexiones, tan amenas, tan sinceras y al mismo tiempo tan profundas a nivel intelectual del gran filósofo francés sin duda hicieron que el tiempo de encierro fuera mucho más llevadero. Son lecturas que amplían muchísimo los horizontes reflexivos y que colaboran considerablemente en la asimilación de los hechos desagradables de la vida.

7179MQbfQrL

Ensayos completos, de Michel de Montaigne. Cátedra, Madrid, 2003. 1117 páginas

Los Ensayos de Montaigne exhiben la completa desnudez emocional e intelectual de su autor. No están escritos en el estilo impersonal que sería característico de la filosofía posterior, sino que se trata de postulados en primera persona y totalmente autorreferenciales. Montaigne combina con enorme habilidad su gran bagaje de conocimientos —especialmente basado en autores latinos como Horacio, Claudiano, Lucrecio, Virgilio, Silio Itálico, Séneca y muchísimos más— con opiniones propias e incluso con experiencias personales. El estilo ensayístico es llano y sumamente cercano, elemento que acentúa la sinceridad y frontal exposición del autor. Pueden funcionar como resumen de su vida dedicada a la contemplación y el pensamiento, pero también como un compendio de sabiduría acumulada en pos del entendimiento de unos tiempos conflictivos y turbulentos: la Francia renacentista en la que le tocó vivir.

La imagen del hombre en su torre de sabiduría se hace patente, pues, a través del diálogo informal que Montaigne establece con su lector, y el alcance de sus preceptos se vuelve universal al referirse a cuestiones esenciales de la condición humana tales como la valentía, la nobleza, la solidaridad, la santidad, la fidelidad, el compromiso, la satisfacción de los deseos, la pervivencia de la esperanza, la desolación, la traición, el crimen, el poder… Temas, como puedes comprobar, muy vigentes también a día de hoy.

IMG_1537.0

Monumento a Michel de Montaigne en el Barrio Latino de París, justo frente a La Sorbona. Los estudiantes suelen tocar el pie derecho de la estatua para que les dé suerte en sus exámenes

La biografía de Montaigne es demasiado interesante como para comentarla someramente en este pequeño blog, pero así y todo te cuento que nació en el Castillo de Montainge, en Saint-Michel-de-Montaigne (cerca de Burdeos) en 1533. Vástago de una familia acomodada, ejerció diversos cargos públicos y diplomáticos en la Francia de finales del siglo XVI, una época convulsa y plagada de conflictos políticos y religiosos. En 1572, con treinta y nueve años, se recluyó en la torre de su castillo y dedicó los siguientes veinte años a la confección de sus inmortales Ensayos, bajo la premisa de responder a la pregunta «¿Qué sé yo?». Como decimos, a esta obra se la considera la piedra fundacional del género ensayístico, y de su autor de ha dicho que es «el más clásico de los modernos y el más moderno de los clásicos». Montaigne murió en su castillo en 1592, a los cincuenta y nueve años, y la posteridad lo ha consagrado como a uno de los más destacados filósofos y humanistas de la historia.

Portrait_of_Michel_de_Montaigne,_circa_unknown

Michel de Montaigne (1533-1592)

Es digno de destacar el magnífico trabajo de la editorial Cátedra en la edición de los Ensayos completos, en su impagable Colección Avrea. Este en particular cuenta con un magnífico aporte de Álvaro Muñoz Robledano, a cargo de las notas y de la introducción a los Ensayos, aparatos que considero fundamentales para conocer el contexto en el que fueron redactados y algunos rasgos de la personalidad de Montaigne que sin duda resultan muy influyentes en el corpus temático de la obra. Esta aparece dividida en tres grandes Libros y nos ofrece la totalidad de los ciento siete ensayos del autor, además de los veintinueve sonetos que compuso Étienne de La Boétie, poeta y amigo personal de Montaigne. Todo en un lujoso volumen de más de mil páginas.

Una magnífica lectura para cualquier tiempo, para cualquier época y para cualquier circunstancia. Una obra universal que manifiesta el pensamiento, el sentir y el vivir de un humanista y escéptico que, enclaustrado en la soledad de su torre, dio vida a estos Ensayos, un compendio de sabiduría que lo ha catapultado hasta la inmortalidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.