El insecto: una historia universal

Hoy te traigo un post muy especial, porque vengo a disparar letras para hablarte de un relato que me ha marcado muy profundamente en mi vida lectora y que me ha hecho admirador incondicional de su autor por los siglos de los siglos, amén. Me refiero a La metamorfosis, de Franz Kafka. Desde que lo leí por primera vez, cuando daba los últimos coletazos el siglo pasado, los horizontes de mi vida lectora ya nunca volvieron a ser los mismos.

image

Die Verwandlung. Leipzig, Kurt Wolff Editores, 1916. Se trata de la primera edición publicada de La metamorfosis

Como ya sabes, el título original de la novela es Die Verwandlung, en alemán, y como seguramente también sabes, narra la historia de Gregor Samsa, un comerciante de telas que mantiene a su familia con su magro salario y que, una mañana, despierta convertido en un insecto repugnante. La apariencia obviamente metafórica de esta premisa inicial ha suscitado múltiples y muy variadas interpretaciones a lo largo del tiempo, pero sin duda lo más apasionante de la novela es que la vertiente simbólica ejerce una perfecta simbiosis con la realidad ficticia propia del relato. La conversión, la transformación, esconde un profundo mensaje social y filosófico, pero lo cierto es que los personajes que rodean a Samsa —su hermana, sus padres, los huéspedes, el gerente y las criadas— le contemplan en su nuevo aspecto y reaccionan en consecuencia. La rotunda genialidad de la obra radica en la combinación precisa y equilibrada de ambas vertientes narrativas, una de ellas explícita y visceral —la del hombre metamorfoseado en cucaracha abominable—, la otra, profundamente soterrada y escondida entre las líneas del texto, es una de las reflexiones más lúcidas y brillantes que la literatura nos ha regalado acerca de la realidad del hombre en sociedad, de la indiferencia de un sistema burocráticamente asesino y embrutecedor y una maquinaria institucional absolutamente incomprensible para una raza que se ha entregado a la ceguera. También es una interesante parábola sobre el desdoblamiento de la personalidad, y el aislamiento familiar y social al que es sometido el protagonista esconde muchos de los trastornos que acosaron al propio autor durante su peculiar existencia. No por nada la novela está escrita en forma de autobiografía, con las consabidas hipérboles y exageraciones tan propias del universo kafkiano.

   Al despertar Gregorio Samsa una mañana, tras un sueño intranquilo, encontróse en su cama convertido en un monstruoso insecto.

Mítica frase inicial de la novela.

image-1

La metamorfosis, de Franz Kafka. Madrid, Alianza, 2011. 128 páginas

Hablando de eso que llamamos «kafkiano», esta novela sin duda es el paradigma de tal calificativo. ¿Qué es exactamente lo «kafkiano»? Quizá no exista una definición específica, pero podríamos decir que se trata de toda aquella situación extraña, absurda y ciertamente alejada de la lógica, pero que al mismo tiempo contiene algún componente desasosegante, angustioso y claustrofóbico, o que transmite una atmósfera entre enfermiza y algo impostada, como de maligno guiñol, que es en efecto de lo que están contagiadas permanentemente las obras del célebre autor checo.

De este hay poco que se pueda decir que no se sepa ya. Franz Kafka nació en Praga el 3 de julio de 1883. Solo escribió tres novelas, aunque todas ellas magistrales —El proceso, El castillo y El desaparecido—, la novela corta La metamorfosis y multitud de relatos memorables, como «La condena», «La muralla china», «Un médico rural», «Chacales y árabes» o «El comerciante». Su obra es de las más influyentes de la historia de la literatura. En ella se reflejan de forma patente el absurdo, la desolación y la desesperación del alma humana ante la maquinaria social, los problemas existenciales y el pesimismo ante el misterio de la vida.

image-2

Franz Kafka (1883-1924)

La metamorfosis cuenta con un puñado de adaptaciones cinematográficas. La más célebre de ellas es la que dirigió el cineasta ruso Valeri Fokin en 2002, con Yevgeni Mironov en el papel de Gregor Samsa. El checo Jan Nemec —uno de los directores más prestigiosos de la llamada Nueva Ola Checoslovaca— había hecho una adaptación para televisión en 1975; la originalidad de este film radica en que en ningún momento se observa a Samsa delante de la cámara, sino que todo el relato transcurre a través de los ojos del personaje convertido en insecto. Más recientemente, en 2012, Chris Swanton dirigió la versión británica de la película, protagonizada por Robert Pugh. La rotunda complejidad narrativa y la insondable profundidad sociológica de la trama hacen que la novela, pese a ser una de las más célebres y prestigiosas de la historia de las letras, haya sido adaptada tan escasas veces al cine, y con resultados tan dispares.

image-3

Fotograma de Prevrashchenie, la adaptación rusa dirigida en 2002 por Valeri Fokin. En la imagen, Yevgueni Mironov en el papel de Gregor Samsa

No podía dejar de hablar en este blog de La metamorfosis de Kafka, una de esas piezas literarias que te marcan de forma indeleble y que nunca, nunca jamás se borran de tu memoria.

2 comentarios en “El insecto: una historia universal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.