El espejo a medianoche

image17

¿Conoces esa leyenda urbana? Sí, ya sabes a cuál me refiero. No, no mires para otro lado. Te hablo a ti, a la del espejo. Esa que cada mañana y cada tarde y cada noche me contempla disconforme con la línea del rostro, el corte y el color del cabello, los granos rebeldes de ese acné imperecedero, la cintura con sus insufribles lorzas, los labios que desearías más carnosos y sensuales… Te hablo ti: la que siempre se queja, la que siempre se amarga, la que desperdicia su vida deseando que la imagen del espejo sea otra. Que yo misma sea otra. ¿Conoces acaso la leyenda urbana? ¿Te has mirado alguna vez al espejo a medianoche, con las luces apagadas? ¿Sabes acaso quién te espera tras ese reflejo de ojos caídos y temerosos y la expectación tatuada en tus labios crispados?

Ahora… Ahora lo sabes. Ahora que faltan apenas unos segundos para el cambio de día, como en aquel relato de la Muerte Roja. Ahora que tu pecho se agita con tu respiración desacompasada y que tus extremidades tiemblan a causa del pánico venidero. ¡No, no entornes los ojos! Te perderías el espectáculo, monada. Te perderías el rostro maléfico que te aguarda tras la protección de cristal. Sí, puede que creas que está a tus espaldas…, pero en realidad está dentro de ti.

Prepárate. Solo faltan unos segundos.

Cuatro, tres, dos, uno…

Ahora…, ahora es cuando empiezas a gritar

2 comentarios en “El espejo a medianoche

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.