Por las noches, viene a mí…

werewolf-10

Es la vieja ansia, el anhelo pretérito rancio e incontenible. Surge a la caída del sol, cada noche, cobijado por las tinieblas, en medio del silencio y la quietud. Se trata de una antigua llamada, una invocación milenaria, la maldición de la estirpe condenada a la que sin voluntad pertenezco. La racionalidad se hace añicos, lo mismo que cualquier vestigio de humanidad. El hombre se esfuma, se evapora, y la bestia surge entre alaridos desgarradores. Voraz, inclemente, insaciable…

Como un proscrito recorro el pavimento fresco y ennegrecido, las esquinas solitarias, los pabellones umbríos, las ventanas desprotegidas. Es el reclamo acuciante de un cuerpo que no es el mío, de unas entrañas rapaces que solo me pertenecen cuando el fuego del firmamento se oculta hasta el amanecer sosegado y confuso. Mientras las estrellas rutilan y me vigilan, es el gemido taladrante de las vísceras, el gruñido ensordecedor de un conjunto de tejidos desconocidos, metamorfoseados por la ponzoña de un hechizo innominable.

Puedes hablar conmigo. Puedes acercarte y confraternizar. Podemos estrecharnos las manos y compartir conversaciones, risas y anécdotas. Mientras el sol brilla en el cielo despejado o tras las nubes de tormenta soy un ser afable y cercano, cálido y bondadoso. Tengo que serlo mientras el ocaso no se acerque, tengo que extremar la bonhomía para compensar toda la crueldad, toda la vileza, toda la monstruosidad de lo que soy cuando cae la noche, cuando el crepúsculo violáceo se desvanece y las tinieblas descienden sobre las calles de la ciudad.

Soy un hombre normal. Solo que, por las noches, eso viene a mí…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.