“La mirada de los peces”: un diálogo entre pasado y presente

Sergio del Molino lo ha vuelto a hacer. Con La mirada de los peces nos regala un fresco barroco y lo suficientemente condensado como para asimilarlo en un par de sentadas, que es lo que suelen durar sus libros entre mis manos (así ha sido durante estos últimos meses, tras leer casi de un tirón La hora violeta, Lo que a nadie le importa y éste, su más reciente trabajo). Es un escritor fascinante. Yo creo que el secreto de su literatura radica en que logra una combinación prodigiosa entre profundidad, intimismo y fluidez. Valiéndose de un vocabulario amplísimo y de una mirada entre nostálgica y cínica sobre los temas que toca, cuesta creer que se trate de un autor tan joven. Hay, en sus maneras expositivas, esa distancia analítica que solo brindan los años de experiencia, como si dentro de ese lenguaje, profuso y cercano a la vez, se escondiera un veterano curtido en mil batallas, tanto en la vida como en la literatura.

_visd_0001JPG0CJZ0
“La mirada de los peces” (Barcelona, Literatura Random House, 2017)

Un comentario apresurado indicaría que La mirada de los peces nos cuenta la cronología de una muerte anunciada: la del profesor Antonio Aramayona, docente y amigo personal del narrador. Pero, en realidad, la novela habla sobre muchas más cosas. Es el retrato de una generación, esa que creció contemplando la barbarie de ETA y la decadencia social tan emparentada a los noventa, esa que encontró en el consumo de porquerías más o menos inofensivas la sublimación de un espíritu confuso en tiempos vertiginosos y mandibulares. Los amigos, los descampados, los conciertos, los porros y las borracheras, las ansias literarias, la incomprensión de los mayores, las gamberradas protoperiodísticas y, finalmente, esa madurez ilusoria, esa sensación de haber traspasado el umbral de la adultez que nunca termina de ser concreta, que nunca termina de ser real. De todo eso y de mucho más nos habla Sergio del Molino en este libro, jugando con una estructura de saltos en el tiempo que da forma a un maravilloso diálogo entre pasado y presente y que otorga muchísimo relieve a la narración, siempre a través de los ojos de su narrador.

Sergio del Molino es un autor que me llegó casi por casualidad. La hora violeta cayó un día entre mis manos y lo leí, con más curiosidad que expectativa. Es de esas novelas que te dejan con la boca abierta, de esas que no sabes explicar de forma palmaria por qué te han gustado tanto, especialmente tratando un tema tan espinoso, tan complicado. Poco después descubrí que el autor y yo compartíamos claustro en los Talleres de Escritura Creativa de Fuentetaja; otra casualidad. Enseguida caí sobre Lo que a nadie le importa, esta vez sí con unos niveles de expectativa bastante elevados; no me defraudó en absoluto, pues encontré una literatura igual de compleja y al mismo tiempo igual de fluida, patrón estilístico que, insisto, es lo más llamativo de su obra. Ahora, tras La mirada de los peces, apunto con letra indeleble al autor como uno de esos de los que hay que estar atento a cada publicación suya (me he saltado La España vacía, su exitoso ensayo del año pasado, sobre el que caeré en breve).

La mirada de los peces sale a la venta el 7 de septiembre (fui uno de los privilegiados a los que la editorial confió uno de los ejemplares no venales, bendita sea por siempre su existencia). Le auguro, desde luego, un fulminante éxito de crítica, tal y como lo tuvieron sus anteriores novelas. Creo que estamos ante un ejemplo más de la buena salud que goza la literatura en lengua española fomentada por un grupo de autores jóvenes, entre los que destacaría, además de a Sergio del Molino, a Patricio Pron y a Jesús Carrasco. Literatura seria, pero fresca; profunda, pero accesible, y hecha (estas cosas se notan) con devoción y respeto hacia el oficio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s