La génesis del Gotico

Sí. Esto que tú y yo amamos tanto y que no es otra cosa que el terror en la literatura, nació un buen día. El día en el que la Oscuridad se cernió sobre las páginas y surgió desde las tinieblas lo que hoy conocemos como «género gótico». El día en el que el mundo conoció El castillo de Otranto, la primera novela gótica y, por tanto, el punto de partida a la literatura de terror tal cual la conocemos hoy.

“El castillo de Otranto”. de Horace Walpole. Madrid, Valdemar, 2008.

Llevaba tiempo queriendo escribir sobre esta novela fundacional y absolutamente imprescindible para entender no sólo este género que nos apasiona, sino los orígenes mismos del relato de miedo o horror story, como se lo conoce en inglés. Tal vez no sea este el espacio adecuado para rastrear los orígenes mismos de la imaginería gótica o el por qué de su nacimiento, pero básicamente se trataba de contrarrestar las normas graníticas y encorsetadas que hacia mediados del siglo XVIII, y en materia de narrativa, había impuesto la Ilustración. Considerado ya desde sus inicios como un género «menor» o incluso «vulgar», el surgimiento del gótico se sustentó en la aparición consecutiva de cuatro novelas clave en la conformación de sus características: El castillo de Otranto (1764), de Horace Walpole; Los misterios de Udolfo (1794), de Ann Radcliffe; El monje (1796), de Matthew G. Lewis; y Manuscrito encontrado en Zaragoza (1805), de Jan Potocki.

El castillo de Otranto es una obra breve y extrañamente bella en la que Walpole establece los patrones fundamentales del relato gótico clásico (presencia de una profecía ancestral, erotismo soterrado bajo la atmósfera de los eventos sobrenaturales, escenario medieval, emociones exacerbadas de los protagonistas). No es, estrictamente hablando, una novela que provoque miedo o terror (no al menos en el sentido en el que estamos acostumbrados en nuestros días), pero su tono apela al romanticismo más desnudo y, por primera vez, a la presencia de hechos inexplicables. La historia es bien sencilla: Manfred, príncipe de Otranto, ve morir trágicamente a su hijo Conrad en un luctuoso y macabro accidente. Decidido a tener descendencia masculina, se dispone a casarse por la fuerza con Isabella, la hasta ese día prometida de su hijo. En medio de las persecuciones por pasadizos y catacumbas, por galerías medievales y almenas, se irán revelando los jirones de una maldición ancestral que los hados habían prometido hacer caer sobre Manfred, usurpador del trono.

“El castillo de Otranto”. Grabado de Giovanni Battista Piranesi.

La novela mantiene un tono eminentemente trágico, pero Walpole la salpica hábilmente con sutiles toques de humor, siempre en boca de los criados del castillo, una práctica que repetiría la señora Ann Radcliffe en su monumental Los misterios de Udolfo. El lector del siglo XXI quizá pueda detectar rasgos de ingenuidad en algunas de las actitudes de los personajes o en la exagerada demostración de sus sentimientos (proliferan las exclamaciones, los clamores al cielo, los desmayos, etcétera). Es éste otro rasgo propio de estas novelas pioneras y, creo yo, han de ser contemplados con el respeto que se les debe a las piezas iniciáticas. En todo caso, la novela contiene valores que van más allá de sus virtudes puramente fundacionales: se trata de un relato entretenido y apasionante, con un excelente desarrollo narrativo y un puñado de muy pintorescos personajes.

Horace Walpole (1717-1797)

Hablando de personajes pintorescos, el autor de la novela no lo es menos. Horace Walpole nació el 24 de septiembre de 1717 en Londres. Era hijo del Primer Ministro Robert Walpole, y cursó estudios en el Eton College y el King’s College de Cambridge. Fue un homosexual declarado desde su más temprana juventud, y no solo fue un pionero en literatura, sino también en arquitectura: económicamente holgado tras la muerte de su padre, se hizo construir un suntuoso palacete gótico al que llamó Strawberry Hill, cerca de Twickenham (Londres), sitio que hoy puede visitarse como destino turístico y que se ha convertido en una referencia del estilo neogótico. Además de narrativa, incursionó con notable éxito en el ensayo artístico, sobre todo en pintura y arquitectura, además de legar para la posteridad una cuantiosa correspondencia. Falleció, longevo, el 2 de marzo de 1797.

Una reducida semblanza de esta pequeña gran obra maestra, sin la cual no se podría entender toda la literatura de terror hasta nuestros días. La edición de Valdemar nos ofrece 240 deliciosas páginas que nos harán entender cuándo y por qué, un buen día, se hizo la Oscuridad en la literatura.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s