Gatos y calabazas

Dedicado a Tania

 image

Se acercó con sigilo a la puerta del caserón. Parecía vacío… Abandonado, le susurró su mente, siempre tan imaginativa. Llamó un par de veces, sin respuesta. Agitó la bolsa de papel. Los caramelos y las chocolatinas rebotaron en el fondo con un sonido hueco. Todavía no era medianoche y ya había conseguido un botín más que interesante. La noche prometía. Golpeó otras dos veces… sin respuesta. Entonces abrió la puerta y entró. Sabía que eso no estaba bien, pero era un niño. Un niño disfrazado de vampiro. ¿Qué reprimenda le podía caer por entrar a hurtadillas en la casa abandonada de la esquina, esa que todos sus amigos decían que estaba embrujada? Al contrario: pensaba en el momento en el que podría presumir delante de ellos de haber entrado allí… ¡y en plena Noche de Brujas!

Entró. El suelo del vestíbulo estaba repleto de calabazas. Calabazas ornamentadas para la ocasión. Vacías y recortadas y con velas encendidas dentro. Muchas. Muchas calabazas. Tantas que le encandilaron. Tantas que no alcanzó a distinguir la presencia del gato negro agazapado junto a la bolsa de chucherías. Dio un paso adelante y solo entonces lo vio. Se le veía tranquilo. Incluso parecía estar esperándole.

Una bolsa de chucherías. Seguramente la habían dejado allí para él… ¿no? Es decir, para el valiente que se atreviera a entrar en la casa embrujada durante esa noche. Era un premio. Un reconocimiento. Se acercó a la bolsa. Y al gato, que no dejaba de observarle con calma, se diría que con suficiencia. El niño disfrazado de vampiro, el más valiente de todo el vecindario, se asomó al interior de la bolsa.

En ese momento, un tumulto de maullidos infernales surgió desde todos los rincones del salón, y de los escondrijos iluminados con el resplandor anaranjado de las calabazas emergieron innumerables garras afiladas y cuerpos peludos y pequeños dientes puntiagudos. Y una marea de bolas negras e hirsutas se abalanzó sobre el niño y las risas de las brujas se oyeron hasta después de medianoche.

 Un Halloween más en la casa de los gatos y las calabazas.


Feliz Noche de Brujas, monstruitos…

Anuncios

Un pensamiento en “Gatos y calabazas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s